El arzobispo preside las ordenaciones y dice a los nuevos sacerdotes que “la finura espiritual evitará que os convirtáis en burócratas de la pastoral”

El arzobispo preside las ordenaciones y dice a los nuevos sacerdotes que “la finura espiritual evitará que os convirtáis en burócratas de la pastoral”

El arzobispo preside las ordenaciones y dice a los nuevos sacerdotes que “la finura espiritual evitará que os convirtáis en burócratas de la pastoral”

09/07/2017

Monseñor Barrio recuerda que “el ministerio sacerdotal no es un oficio o una obligación, sino un Don, acogido con temor y humildad”

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, presidió hoy en la catedral de Santiago la solemne Eucaristía en la que fueron ordenados sacerdotes Simón Lemiña Cores, Héctor Manuel Martínez Moya y Carlos Miramontes Seijas, ceremonia en la que, además, recibió el Diaconado el seminarista Sidónio José Alves De Sousa. Con el templo abarrotado, monseñor Barrio pidió en su homilía a los nuevos sacerdotes que caminaran “siempre hacia la perfección”. Les exhortó a no ceder “a la mediocridad” y les dijo, además, que “la finura espiritual evitará que os convirtáis en burócratas de la pastoral”. Al nuevo diácono le indicó que su tarea será “proclamar la Palabra de Dios y ser ministro de la caridad, viviendo la castidad en el celibato, valor inestimable para la adecuada relación pastoral con los fieles, que debe basarse en la responsabilidad del ministerio”. El arzobispo tuvo palabras de agradecimiento y de felicitación para los familiares de los ordenandos y para los responsables del Seminario Mayor, el rector, los formadores y los profesores, “que os han acompañado con el testimonio de su fe, con la ciencia de sus conocimientos y con la bondad de su virtud”.

Con la solemnidad propia de los grandes acontecimientos litúrgicos, se desarrolló hoy en la catedral compostelana la Eucaristía en la que recibieron la ordenación sacerdotal tres nuevos presbíteros y se ordenó un nuevo diácono. Presidió la celebración el arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio, quien en su homilía recordó a los ordenandos que “el sacerdote no se pertenece a sí mismo, no vive para sí mismo y no busca lo que es suyo sino lo que es de Cristo. El ministerio sacerdotal no es un oficio o una obligación, sino un Don, acogido con temor y humildad. El sacerdote necesita rezar sin cansarse, ponerse a la escucha de la Palabra de Dios y cuidar con esmero la vida espiritual”.

Monseñor Barrio pidió a los presentes en la ceremonia de ordenación que acompañasen a los sacerdotes, en especial “nas dificultades, para que sexan cada vez máis Pastores segundo o corazón de Deus”.

Perfil de los ordenados

Simón Lemiña Cores, uno de los nuevos sacerdotes, nació en Vilanova de Arousa el 30 de Mayo de 1990. Desde pequeño fue monaguillo en la parroquia de San Cipria no de Vilanova de Arousa, en donde descubrió su vocación sacerdotal. Estudió el bachillerato en el Seminario Menor de la Asunción y luego entró en el Seminario Mayor. Actualmente desempeña sus tareas pastorales en san Francisco Javier de A Coruña.

Por su parte, Héctor Martínez Moya nació el 28 de Noviembre de 1964 en Bogotá, Colombia. Al culminar su carrera profesional como Administrador de Empresas en la Universidad EAN, traslada su residencia a Nueva York, adquiriendo la nacionalidad estadounidense. Allí desarrolla su tarea profesional en el campo de la contabilidad empresarial y llega a ser Controlador Asistente. Más tarde retoma la vocación sacerdotal que tenía desde joven, y un sacerdote de la Diócesis de Brooklyn, junto con otro de la Conferencia Episcopal Española, le orientan en su vocación. Este último le sugiere entrar en el Seminario Mayor Compostelano, por ser el de la Diócesis a la que pertenecía su devota esposa fallecida en 2009, María Belén Paz Santos, natural de Palmeira. Tras dos años de discernimiento, Héctor es aceptado en el Seminario en 2011. Actualmente realiza tareas pastorales en las parro quias de San Esteban de Cesullas, San Esteban de Anos, San Paio de Cundíns, San Pedro de Nantón y San Martín de Rioboo.

Carlos Miramontes Seijas, el tercero de los nuevos presbíteros, nació el 12 de abril de 1992 en A Coruña. Creció en una familia en la cual conoció los valores más importantes de la vida. Estudió Primaria y ESO en el Colegio Sagrado Corazón MM Franciscanas de A Coruña. Posteriormente vivió en Ceuta por un año, estudiando en el IES Luis de Camoens el Bachillerato. Allí se sintió llamado por el Señor a seguirle. Tras terminar el Bachillerato en el IES María Casares de Oleiros, y realizar el Selectivo, decidió ingresar en el Seminario Mayor de Santiago de Compostela. Ha concluido la carrera de Teología, y actualmente está terminando la Licenciatura en Teología Fundamental, al tiempo que ejerce su labor pastoral en la Parroquia de San Juan Bautista de Carballo.

El nuevo diácono, Sidónio José Alves de Sousa, nació el 7 de Junio de 1987 en Friande, Felgueiras (Portugal). Creció en una familia y con unos amigos que siempre le han dado lo mejor que podían: su testimonio de fe y su apoyo incondicional. Una vez concluida la carrera de Teología en la Universidad Católica Portuguesa – Centro Regional de O Porto – y después de un año como profesor de Religión, retoma la vocación que tenía desde su infancia. Tras dos años de discernimiento, Sidónio es aceptado en el Seminario Mayor de Santiago. Allí realizó los estudios de Licenciatura en Teología Fundamental y actualmente estudia Filosofía en la USC. Realiza también tareas pastorales en las parroquias de San Esteban de Noalla, San Juan Bautista de Meaño y San Miguel de Lores.