Fiesta de la Santísima Trinidad y Jornada Pro Orantibus

Fiesta de la Santísima Trinidad y Jornada Pro Orantibus

Fiesta de la Santísima Trinidad y Jornada Pro Orantibus

10/06/2017

En este domingo en que celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad, confesamos el misterio de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, que se nos ha revelado y manifestado.

En este marco litúrgico, tenemos hoy un recuerdo muy especial por quienes en la Iglesia han sido llamados a la vida contemplativa.

Los monjes, las monjas y la vida eremítica ofrecen a la comunidad cristiana y al mundo entero, tan necesitado de autenticidad y trascendencia, un anuncio silencioso y a la vez elocuente del amor misericordioso de Dios. El ritmo tantas veces acelerado de nuestra vida diaria, llena de ruidos, reclama espacios y tiempos de serenidad y silencio, oración y contemplación, lugares de comunión y armonía, en los que de un modo oculto y a la vez manifiesto se ofrenda la vida en alabanza continua a la Santa Trinidad y en oración de intercesión por toda la humanidad.

Contemplad al mundo con la mirada de Dios es el lema de la Jornada de este año. Celebremos con sincera gratitud este domingo de la Santa Trinidad bendiciendo al Señor por la vocación consagrada contemplativa, y pidamos hoy por tantos hermanos y hermanas nuestras que viven, trabajan y oran en los monasterios.

Monseñor Barrio en su Carta Pastoral dice que “la aportación que el cristiano, y más en particular la vida contemplativa, puede hacer a la Iglesia en el tiempo que nos toca vivir, es ayudar al “pueblo de Dios” en su peregrinación espiritual en medio del drama humano”.  Los objetivos principales de esta Jornada pro Orantibus son orar a favor de los consagrados y consagradas en la vida contemplativa, dar a conocer la vocación contemplativa y promover iniciativas pastorales dirigidas a incentivar la vida de oración.