Este tiempo previo a la Pascua es un tiempo propicio para reconocer que somos pecadores y pedir perdón a Dios.

Además, donde no haya sacerdote a disposición para dar la absolución sacramental, las celebraciones penitenciales son utilísimas, puesto que ayudan a la contrición perfecta por la caridad, por la cual los fieles pueden conseguir la gracia de Dios, con el propósito de recibir el sacramento de la penitencia.

Ofrecemos una celebración penitencial para realizar en familia.

En castellano

En gallego